Mug cake de Red Velvet

¿Te apetece un mug cake Red Velvet con frosting de queso? ¿A qué esperas? Te explicamos cómo preparar un pastelito Red Velvet individual, así podrás disfrutar de tu postre preferido cada vez que quieras. Lo mejor, además de su delicioso sabor, es que se prepara en minutos. Con unos ingredientes básicos como la harina y el yogur, una taza y un microondas puedes prepararte en muy pocos minutos un sorprendente y riquísimo mug cake de Red Velvet. Las palabras inglesas "mug cake" significan literalmente "pastel en taza". Una genialísima opción para hacerte un pastel individual en el momento que más te apetezca.

Mug cake de Red Velvet

Ingredientes

Los ingredientes que necesitas para hacer un mug cake de Red Velvet son:

  • 1 1/2 cucharada de cacao en polvo.
  • 1 pizca de canela en polvo.
  • 55 gr de harina de fuerza o repostería.
  • 1 pizca de levadura en polvo (1/4 de cucharadita).
  • 30 gr de azúcar (2 cucharadas).
  • 1 pizca de sal.
  • Unas gotas de extracto de vainilla.
  • 4 cucharadas de crema agria o yogur sin azúcar.
  • 30 gr de aceite o mantequilla derretida (2 cucharadas).
  • Unas gotas de colorante alimentario rojo.

Ingredientes para el frosting de queso

Los ingredientes que necesitarás para hacer el frosting de queso para acompañar tu mug cake Red Velvet son:

  • 28 gr de azúcar glass tamizado previamente para eliminar los grumos.
  • 22 gr de queso cremoso a temperatura ambiente.
  • 6 gr de matequilla sin sal a temperatura ambiente.
  • 1 pizca de extracto de vainilla.

Cómo preparar un mug cake de Red Velvet

Siguiendo estos pasos en unos instantes podrás disfrutar de un apetitoso pastel de Red Velvet:

  • Mezclar todos los ingredientes húmedos en una taza apta para microondas con una capacidad aproximada de 250-300 ml. Necesitas espacio suficiente para que el mug cake suba sin que se salga de la taza. Te aconsejamos que dejes al menos un par de dedos desde la masa hasta el borde de la taza.
  • Añadir los ingredientes secos y batir hasta que no queden grumos.
  • Colocar una servilleta de papel cubriendo el plato del microondas y poner la taza sobre ella (esto es para evitar manchar el plato).
  • Cocinar el mug cake en el microondas durante 2 minutos 30 segundos (150 segundos) a velocidad máxima.
  • Retirar cuidadosamente del microondas y dejar enfriar antes de decorar con el frosting de queso.
Receta de Mug cake Red Velvet

Cómo preparar el frosting de queso para el mug cake Red Velvet

Siguiendo estos pasos en unos instantes tendrás tu frosting de queso para poder decorar tu mug cake Red Velvet.

  • Mezclar todos los ingredientes hasta conseguir una textura suave y cremosa.
  • Introducir el frosting de queso en una manga pastelera y decorar el mug cake Red Velvet frío.

Notas

Es preferible utilizar harina de fuerza o repostería, pero si no tienes, también puedes utilizar harina de todo uso.

Por favor, ten en cuenta que todos los microondas son diferentes, por lo tanto puedes obtener resultados diferentes y/o puedes cocinar demasiado este pastel en taza si no tienes cuidado. Mi microondas es de 950 vatios y he cocinado este mug cake de Red Velvet al 100% de potencia durante 150 segundos. Conocer esta información, puede ayudarte a juzgar mejor cuánto tiempo y con qué potencia debes cocinar tu mug cake.

Para mí, está mucho más bueno al enfriarse. Aunque también puedes tomarlo caliente, eso ya depende de ti.

Esta receta está pensada y desarrollada específicamente para cocinar con microondas. No sé ni el tiempo de cocción ni la temperatura necesaria para cocinarlo en un horno. Me imagino que sería un tiempo de cocción muy corto a una temperatura baja. Pero como no he probado esta receta en horno, no puedo dar detalles. Lo siento.

En esta receta no se incluyen huevos ¿Por qué? El huevo le da al mug cake (al menos bajo mi experiencia) una textura gomosa. Si piensas en ello, cuando horneas un pastel de tamaño completo, normalmente utilizas 2-3 huevos. Para un pastel individual utilizar 1 huevo es mucho. Lo correcto sería añadir como máximo un par de cucharadas de huevo batido, pero ¿qué haces con el resto? Además, si lo pruebas sin huevo, te darás cuenta que está realmente buenísmo.